Color Ámbar: propiedades y combinaciones

Colgante de corazón

De que hablamos cuando hablamos de ámbar, inspirándonos en la naturaleza encontramos un tono más en la familia de los amarillos y lo usamos en la decoración de interior.

El mineral ámbar es producto de la fosilización de las resinas de árboles que existieron hace millones de años. Puede tener diversas tonalidades amarillas, rojizas, e incluso azules, pero la más común es un naranja amarillento no muy intenso. Y es justamente a éste color que hacemos referencia cuando hablamos de ámbar.

Sillas ámbar

Como la mayoría de los amarillos es atractivo, alegre y luminoso. Pero no resulta tan intenso como un amarillo limón o tan oscuro como un ocre, sino que se para en el medio para que tengamos una opción más delicada y armoniosa a la hora de elegir un color de su familia. Así el ambiente que se pinte de ámbar luciría radiante e iluminado, pero con un toque de elegancia y serenidad.

El resultado también mucho depende de las combinaciones que se utilicen. Los mejores colores para combinar al ámbar son las tonalidades neutras como el blanco y el gris, pero gracias a sus distintos matices también luce muy bien junto a otros naranjas más intensos o suaves, a otros amarillos o incluso tonos café.

Pared amarilla

No se puede definir de forma universal al color ámbar, sino que hay diversas variantes y las distintas normas y marcas las incluyen en sus cartas. En pintura encontramos tonalidades ambarinas naranjas, amarillas, terrosas o beises, todo depende de la marca de pintura o el fabricante.