Cómo decorar un cuarto infantil mixto

Para que dos niños tengan su espacio personal, es posible ambientar su cuarto con sus colores o decoración especiales para cada uno, creando un espacio bien diferenciado.

¿Tienes una casa con más hijos que cuartos? O simplemente quieres que tus hijos, mientras sean pequeños, compartan dormitorio. ¡Es una idea genial! La duda está en cómo vamos a decorar el cuarto, porque el rosa no le gustará al chiquitín, y quizás un beige no le agrade a la pequeña. Pues bien, hay colores para niños, que son unisex, y que están indicados para los cuartos infantiles.

Si tienes suficiente espacio, puedes optar por pintar y decorar el cuarto con diferentes tonos o temáticas, una para él y otra para ella. Eso sí, deben de ser armoniosos y complementarios, no vamos a pintar un lado de rosa y otro de rojo ¡ni se te ocurra! Si bien es verdad que los colores típicos son rosa para la niña y azul para el niño, y son colores que combinan, puedes optar por otros que también funcionan: Verde y malva, azul y blanco, azul oscuro y azul claro…

Dormitorio niños pared azul suave

Pon las camas y las colchas a juego con el color de las paredes de cada uno. Igual también puedes poner las lámparas de colores diferentes, los marcos de fotos de ese mismo color, e incluso una alfombrilla para los pies a juego.

Otra opción es que, en vez de por colores, lo hagas por temáticas. Decorar una parte del cuarto de piratas, deportes o coches y camiones. La otra parte puede ser de princesas, de animales o de muñequitos.

Dormitorio compartido

Si no tienes suficiente espacio para que la división por colores o temas quede bien, puedes entonces decantarte por colores unisex, y toda la habitación de ese color. El verde es una buena opción, es neutral, y los tontos claros, tirando a amarillo, dan mucha vitalidad y alegría al espacio. El naranja también es una apuesta segura, pero no es recomendable si el espacio es muy muy pequeño, reduce mucho el espacio visualmente. El naranja combina muy bien con verdes, blancos, rojos y colores neutros.

También puedes elegir una decoración multicolor, sin sobrecargar demasiado. Las rayas en algunas paredes dan un toque muy divertido, pero debes de combinarlo con muebles de color blanco.

Cuarto compartido con paredes blancas

Por último puedes elegir los tonos pasteles. Dan mucha luminosidad, el único problema es que son un poco más sucios, así que si tienes hijos rebeldes… será mejor que no elijas esta idea.

Algo importante para todos los cuartos de los niños es la zona de juegos, y en el caso de que compartan cuarto, aconsejamos que tengan una zona en común de juego. Les hará aprender valores como compañerismo, compartir, respetar, ordenar… Además de que son hermanos, y tienen que jugar juntos.

Cuarto compartido con mesa

Ahora solo te queda decidir cuál es tu estilo. Lo que puedes hacer es ponerte en contacto con pintores en Valencia, como los de Zaask, y te ayudarán a decidir qué color es el perfecto para tus paredes, dependiendo del espacio del que dispongas. ¡Da un nuevo look a los cuartos de tus hijos!