¿De qué color pintar la cocina?

Cocina color uva

Cuáles son los colores recomendados para las paredes de una cocina: depende de la luz, de las proporciones (si es chica o grande), y del clima que se quiere lograr.

Un ambiente tan especial como la cocina requiere algo de dedicación a la hora de elegir el color para pintar las paredes y combinarlo con el mobiliario, con los electrodomésticos y con los revestimientos propios de este espacio. Y está claro que no hay uno especial, al contrario existe una gran variedad de colores y combinaciones que pueden utilizarse sin miedo. Incuso… es un ambiente en le que no lucirán mal los colores fuertes, los altos contrastes y las combinaciones osadas.

Las diversas maneras de pintar a la cocina hacen que se creen distintos climas, o dicho de otra manera: que se generen sensaciones únicas con cada combinación. Además no todos los colores son apropiados para todo tipo de cocinas, para lo cual deben tenerse en cuenta las dimensiones, el estilo, y la iluminación natural y artificial que posee la misma.

Colores intensos: una cocina alegre

Cocina color verde pistacho y azul

Entre una de las opciones más atractivas está la de pintar las paredes de colores fuertes. Sin duda las opciones más vibrantes darán a la cocina ese clima de vitalidad que estamos buscando. Lo importante en estos casos es saber combinar con el color del mobiliario y de los azulejos de manera adecuada.

Aquí puedes atreverte con el naranja, el verde pistacho, el amarillo, el turquesa, incluso el rojo. Todas las variantes de estos colores son buenas opciones para pintar toda la cocina, o solo una pared para que el resultado no sea demasiado cargado.

Colores neutros: una cocina sobria

Cocina en tonos grises

Si andas buscando un resultado elegante, pero con aire más clásico y sobrio sin duda los colores neutros son la elección adecuada. Tendrás que buscar en la familia de los grises, y también de las tonalidades tierras y beiges.

Para que una cocina pintada de colores neutros no resulte monótona y aburrida deberías jugar con los contrastes, por ejemplo combinar muebles blancos con negro o maderas oscuras. No quieras usar todos los elementos en los mismos tonos, pero sí escoger uno alegre en pequeña cantidad para dar una nota distintiva.

Color blanco: una cocina luminosa

Cocina blanca

Los ambientes luminosos están de moda en el diseño moderno, y seguramente nunca se irán. Además una cocina luminosa es ideal para la preparación de alimentos y para la reunión familiar. El blanco es el color más favorable para la luz, además genera un clima fresco, de apariencia pulcra y moderna si se lo decora adecuadamente.

El color blanco es el preferido de los estilos minimalista y nórdico, donde las paredes de blanco inundan los ambientes de luz. En la cocina combina muy bien con maderas medias y claras, con acero y vidrio.

Colores suaves: una cocina delicada

Cocina pasteles

Pero si no puedes salir de lo clásico… los colores suaves son la opción para tu casa. El resultado es un ambiente que se ve delicado además de favorecer a la iluminación, especial para cocinas pequeñas y espacios oscuros. Para no obtener un resultado soso combina con muebles blancos, crea contraste marcados, destaca una pared en un color intenso que combine.

Los colores suaves, también llamados pasteles, son los más recomendados para decoraciones de estilo clásico y también Shabby Chic, combinando muy bien con muebles blancos, colores cremas, hueso, arena y maderas.

Colores oscuros: una cocina elegante

Cocina café

Y por último, si quieres lograr un clima íntimo, relajante, e incluso elegante, las tonalidades más oscuras pueden darte una mano. No solamente hablamos del negro o el gris oscuro, sino otras más usadas y agradables como el café, el azul marino, el borgoña, etc..

No es aconsejable usarlo en cocinas con mobiliario de maderas oscuras, por el contrario las maderas clara son apropiadas, y mucho mejor en contraste con lacados o melamina de color blanco.