Pintura y decoración en colores cálidos

Dormitorio pareja naranja

Es bueno que sepas los beneficios al usar tonos cálidos en la decoración de interiores, pero también las precauciones, ya que los colores cálidos generan sensaciones y efectos particulares.

Podemos agrupar a todos los colores en tres grandes grupos, por una parte están los colores fríos como los azules, y gran parte de los violetas y los verdes. Opuestos en el círculo cromático se encuentran los colores cálidos, tales como los naranjas, los rojos, los amarillos y algunas tonalidades verdes y violetas. El otro gran grupo de colores son los neutros, que veremos en otra ocasión.

Las tonalidades cálidas generan ambientes activos y acogedores, sin embargo es necesario tener la iluminación y el espacio correctos para no crear efectos indeseados.

Cuando sí y cuando no utilizar tonalidades cálidas

La calidez ofrecida por tonos amarillos, rojos, rosas o naranjas es muy apreciable en climas fríos. Diversas variaciones y tonalidades de estos colores pueden ser los indicados para pintar una pared, por ejemplo. Pero no solo en la pintura de las paredes se harán presentes, sino que los pequeños detalles dentro de un ambiente son indispensables.

Paredes fucsia y vino

Si la habitación es pequeña o posee poca iluminación natural es desaconsejado utilizar colores cálidos. La impresión visual que estos generan hacen ver sus dimensiones aun mas pequeñas. Aunque un amarillo suave sí es una alternativa en tal caso por lo que es un color luminoso que favorece a espacios poco iluminados.

Sensaciones de los colores cálidos

El rojo puede tornarse agobiante si se utiliza en demasía, pero es una opción perfecta para destacar una pared en un salón, una cocina y hasta un dormitorio principal.

El naranja favorece al dialogo animado y al apetito. Es especial para un comedor, para un restaurante o para un ambiente de trabajo donde se quiera incentivar a la interacción entre las personas.

Dormitorio femenino

El amarillo crea ese ambiente iluminado y activo que tal vez necesite tu hogar, mucho mejor si se combina con blanco.

Los verdes amarillentos, como el verde pistacho, son tonalidades verdes cálidas que pueden lucir bien en una cocina o un cuarto infantil. Crean un ambiente agradable y muy animado.

Los rosas, aunque se consideran femeninos, son colores que puedes ser utilizados en cualquier ambiente, siempre y cuando se combine adecuadamente con blanco y otros tonalidades neutras.