El clásico beige en la decoración y paredes

Living beige

El beige ha sido siempre muy utilizado en interiores, y es conveniente combinarlo adecuadamente para obtener un buen resultado, por ejemplo con blanco y especialmente con tonos vivos.

El beige sigue siendo una elección apropiada para muchos. Ante la inseguridad es una decisión acertada. Poco a apoco se logra el ambiente deseado con el mobiliario y las telas sumadas al conjunto, creando un clima sencillo pero elegante.

Siempre fue el color comodín que se lleva bien con cualquier tono en telas y maderas. Le sientan bien el blanco, el marrón y el negro. El blanco es casi un compañero obligado, y luce muy bien independientemente si se usan mas colores o no.

Cuarto infantil beige

No solamente basta con usar al beige en el color de las paredes. También luce muy bien un ambiente donde el color es utilizado en alfombras, tapizados, cortinas o ropa de cama. Todo esto crea una armonía involucrando al color de las paredes en la decoración. Sin duda se logran espacios muy agradables, pero siempre es necesario un detalle especial.

Para que el espacio resulte más colorido solo basta agregar algunos toques de color, como rojo, purpura o naranja. Esto se sumará en detalles decorativos, mantas, cojines, alfombra, cuadros u otro elemento que luzca en el fondo de beige. Un objeto por ambiente crea un efecto bastante agradable, más si se repite el mismo color en pequeños detalles dentro del cuarto.

Dormitorio bohemio

El ambiente puede verse algo más serio y elegante con otras tonalidades neutras que acompañarán al beige sin que pierda protagonismo. Y recuerda que: por más que sea un clásico puedes usarlo en tu casa bien combinado, sin caer en la monotonía.