Papel pintado para decorar algo más que las paredes

pared empapelada a rayas horizontales

Decoremos espacios y objetos utilizando al papel pintado como base, ya sea para crear ambientes, personalizar muebles o simplemente reciclar el papel pintado sobrante.

El papel pintado está de moda, pero no es un invento reciente ni mucho menos. ¿Sabías que ya en el año 200 a.C. los chinos empleaban papel de arroz para reforzar las paredes? Y como lo práctico no está reñido con lo bello, enseguida empezaron a pintarlo con escenas de la vida cotidiana y la naturaleza. Como ves, esos maravillosos vinilos y murales tan de actualidad tienen una larga historia. Como también la tienen unas cuantas técnicas comúnmente empleadas en decoración que podemos adaptar utilizando el papel pintado como base.

Reutilizar, reciclar, reducir

Cuando decoramos las paredes con papel pintado, suelen quedar restos de papel y recortes. Pues bien, solo tenemos que romperlos con las manos en trozos irregulares, combinarlos a nuestro gusto y pegarlos en cualquier superficie lisa usando cola de empapelar. De este modo, un espejo, un marco de fotos o una lámpara de sobremesa se convierten en objetos con personalidad propia. También podemos usar esta técnica para proteger baldas, sobres de mesa o el interior de cajones de madera.

Cuadros empapelados

Otra cosa que podemos hacer es crear patrones que remitan al uso que queremos dar al objeto en cuestión: forma letras con los nombres de tus hijos y ya no se pelearán más por un lugar en la mesa de juegos; crea flores y decora con ellas el armario donde guardas los artículos de jardinería; o convierte el tablero de una mesa en un tablero de ajedrez, o de tu juego de mesa favorito.

Finalmente, los restos de papel pintado son magníficos para elaborar álbumes de fotos y cuadros 3D utilizando la técnica del scrapbooking y para crear diseños imitando patrones de patchwork.

Mejor que nuevo

El papel pintado es un recurso decorativo con suficiente fuerza como para transformar un espacio por sí mismo. Vamos a suponer que tienes un biombo totalmente desfasado y para el que ya no encuentras ninguna utilidad. Solo tienes que escoger un papel bonito que encaje con el estilo de tu dormitorio y ya tienes un cabecero fantástico para tu cama. Ya ves, una habitación totalmente nueva con una inversión mínima.

letras papel pintado

Igualmente económico resulta decorar creando una composición con distintos papeles pintados enmarcados a modo de láminas, o bien colocados directamente sobre una pared pintada y delimitados con molduras de escayola o cualquier otro material que te guste. Conseguirás un efecto tan original como elegante.

Objetos únicos y originales

El papel pintado es ideal para customizar todo tipo de objetos. Cuando hagas un regalo, no lo entregues envuelto en papel. Decora una caja de cartón con papel pintado y pon el regalo dentro. Seguro que esa caja no acabará en la basura. Muy al contrario, ocupará un lugar bien visible, porque además de ser un precioso accesorio decorativo también resultará útil como utensilio de almacenaje.

Mueble de madera empapelado

Y una idea práctica para terminar. Si tienes algún mueble pasado de moda pero del que no quieres desprenderte porque difícilmente vas a encontrar otro con la misma funcionalidad, ¿por qué no le das una segunda vida decorándolo con papel pintado? En el mercado tienes infinidad de diseños y papeles de muchos tipos. Usa papeles vinílicos en la cocina, el baño o el cuarto de los niños, ya que son lavables; los papeles auto-adhesivos son muy fáciles de colocar; y los papeles con diferentes texturas son fantásticos para recubrir superficies irregulares o con desperfectos. Puedes encontrar este tipo de papeles en tiendas de decoración, papelerías; incluso en Amazon. Pero no dejes de echar un vistazo a la increíble oferta de estilos y marcas de Livingo que es de donde hemos sacado las imágenes que ves aquí.

En resumen, la próxima vez que quieras decorar con papel pintado, no pienses en qué pared puedes ponerlo. En lugar de eso, mira a tu alrededor y descubre la infinidad de posibilidades que te brindan puertas, muebles y demás objetos que te rodean gracias al papel pintado.