Cómo evitar tropiezos y caídas en casa

Caminando descalzo

Es prudente tener muy en cuenta el estado de los suelos, las escaleras y diversas superficies húmedas de casa para maximizar la seguridad de la familia.

Además del buen aspecto de nuestro hogar, también tenemos que cuidar su seguridad para beneficio de todos los miembros de la familia. Los suelos resbaladizos, las alfombras o las escaleras suelen ser motivo de accidentes domésticos, que con algunos recaudos podremos evitar en gran medida.

Uno de los mayores peligros, especialmente para los niños y los abuelos, son las escaleras. Si tienes una en tu casa es importante que su superficie sea antideslizante, sino puedes colocar bandas antideslizantes en cada escalón con lo cual te sacarás una preocupación de encima. Si la escalera está revestida con una alfombra asegúrate que ésta se encuentre bien sujeta.

Otro sitio a tener en cuenta son los sectores húmedos. Generalmente la cocina, el lavadero y el baño son áreas de casa que sufren derrames de agua que pueden provocar caídas. La superficie de los suelos porcelánicos o cerámicos suelen ser muy resbalosas cuando se mojan. En estos caso sería prudente que pienses en la colocación de suelos antideslizantes, en el mercado hay suelos vinílicos de este tipo y que además cuidan el aspecto estético.

También en los baños… las tinas y los platos de ducha son origen de posibles accidentes. Es importante que su superficie sea anti-resbalos, si no lo es siempre existe la posibilidad de aplicar algún producto que le confiera esa característica, o de lo contrario la clásica alfombra de goma será de mucha ayuda. También es adecuado que tengas barras amuradas a la pared para sujetarse durante el baño, especialmente si en el hogar habitan ancianos o personas de movilidad reducida.

Las alfombras son un excelente recurso decorativo, pero en ocasiones pueden ser molestas. Muchas veces las alfombras no están en el sitio que deberían y resultan favorables solo para tropiezos. Es importante que tengas los sectores de tránsito despejados, especialmente a la entrada, en la cocina y los pasillos. También suele suceder que ciertos tapetes se deslicen por no tener una buena adherencia al suelo, provocando resbalos y caídas.

Los suelos cerámicos y porcelanatos pueden ser muy resbaladizos, lo que puedes solucionar fácilmente con el empleo de algún producto antideslizante. Hay tres tipos, algunos productos que se aplican con solo la fregona y tienen una vida útil reducida hasta una nueva aplicación, otros son barnices que se emplean como cualquier pintura generando una capa antideslizante transparente, por último están los productos abrasivos que actúan directamente sobre el material modificando la superficie del suelo y creando pequeñas porosidades de forma definitiva.

Para terminar, solo queda recomendarte utilizar el calzado adecuado, especialmente para niños y ancianos. No es conveniente andar con chanclas u otro calzado no adecuadamente sujeto a los pies, mucho menos si tienes escaleras. Y si tus pisos son resbalosos siempre con suelas antideslizantes.