Tarima o piso flotante

Veamos las ventajas de usar tarima flotante, también llamado piso flotante, también sus distintas presentaciones y característica de los distintos colores de madera.

La madera es uno de los materiales más utilizados en el revestimiento de los pisos de interiores. Aporta calidez, elegancia y una gran versatilidad para ser combinada con variedad de colores y en diversos estilos decorativos. La tarima flotante es una sencilla forma de obtener un suelo de madera con características propias.

Piso flotante

La fácil colocación de la tarima lo hace una manera sencilla de cambiar el revestimiento del piso, sin tener que retirar el anterior, colocando sin atornillar ni adherir las lamas (aunque a veces sea necesario encolarlas entre sí). Tampoco necesita de una capa de acabado como otros pisos del mismo material (parque o entablonados), por lo que el ambiente puede ser inmediatamente ocupado luego de su colocación.

En cuanto a la variedad, podemos encontrar suelos laminados o de madera. La capa superior es la encargada de la estética. Los suelos laminados poseen una melamina superior imitando los colores y vetas de la madera natural. Pero los segundos cambian a la melamina utilizando un delgada capa de madera que le provee sus cualidades.

Los diversos fabricantes suelen aplicarles tratamientos que mejoran sus prestaciones comunes. Por ejemplo tratamientos anti-humedad o anti-deslizante, esto sumado a las propiedades de aislación térmica y acústica propias.

Los colores o variedad de madera a las que imitan otorgan el verdadero elemento decorativo a los interiores donde sean utilizados. Las tonalidades claras favorecen a la iluminación y pueden ser útiles en espacios modernos, las tonalidades medias son las mas comunes y aconsejadas, los colores oscuros se adaptan a espacios amplios y luminosos, aportan elegancia.

22 de junio de 2009, en la categoría Madera, Revestimientos