Tipos de cortinas para la sala o el dormitorio

Hay diversas formas de vestir las ventanas de casa, más allá de las clásicas cortinas, también podemos escoger entre paneles japoneses, estores o visillos, todo dependiendo del estilo de la decoración.

Los distintos tipos de cortinas se deben adecuar al tipo de ventana y al ambiente que estamos vistiendo. Cada uno tiene su característica particular que le otorga un función distinta y una vita única. Veamos algunos ejemplos.

Caídas

En algunos casos son necesarias, como cuando una habitación con mucha luz, necesita oscuridad a ciertas horas del día, en este caso, por favor, siempre rectas y sin abrazaderas.

Cortinas oscuras

Estores

Los hay de varillas y paquetto, sin ellas. Los de varillas son para telas más fuertes y están aconsejados para ambientes más informales. Su caída es mucho más “estable”. Los estores paquetto están recomendados para telas mucho más finas y para organzas (donde es imposible usar varillas) su aspecto es más romántico, ya que hacen una serie de vuelos muy atractivos.

No podemos pretender que queden absolutamente perfectos, ya que su mismo encanto reside en estos vuelos. También existen los estores venecianos, pero los encuentro muy recargados para una decoración actual.

Paneles japoneses

Geniales para ventanas y puertas correderas y para dividir ambientes. Quedan estupendos en telas de lino y diferentes colores o en la misma gama pero diferentes tonos.

Estores paneles japoneses

Visillos

Aptos para todo tipo de ventanas. Son muy versátiles. Yo prefiero los más sencillos, los rizados, aunque hay más formas. También es posible combinar dos tipos de telas, una para arriba y otra para la parte inferior, en el mismo visillo. Todo depende de la confección. También los hay ya hechos.

Bandós

Ya no se estilan, pero muchas veces, las cajas de las persianas, son muy feas, están muy deterioradas, las ventanas se hacen enormes… entonces tiraremos de un bandó. En este caso, líneas rectas, jugaremos con las texturas, nunca con estampados exagerados, y lo que ya está pasado de moda son las formas exageradas y la pasamanería.