Tipos de pintura para pintar y decorar las paredes

pintura con efecto

Hay diferentes tipos de pintura, acabados y técnicas decorativas para pintar las paredes, y no solamente darle color, sino que también un toque decorativo especial.

No paro de hablar de colores… pero ahora que me doy cuenta, nunca he hecho hincapié en el tipo de pintura y acabado a elegir. Esto está íntimamente relacionado con el estado de nuestras paredes… y de nuestros gustos. Aunque trataré de orientarles.

Las pinturas lisas

Actualmente lo que más se lleva y lo más utilizado son los acabados mate y muy lisos. Es más, en cartas como Valentine, se habla de “ultramate”. Estéticamente es lo más acertado, pero no siempre es posible. Me explico:

Hay casas y pisos que tienen las paredes ya pintadas en el temido gotelé. Quitar el gotelé, a parte de engorroso, es costoso. Otras veces, lo que pasa es que las paredes están en muy mal estado, con lo cual no permiten un acabado liso y menos con pintura mate… con lo cual tenemos que tirar de un acabado rugoso, tipo gotelé, que disimule todos los fallos.

Los estucos y pátinas

Este tipo de acabado, muy elaborado, con pátina… ya no se estila. El resultado es muy cargante, sobre todo en colores oscuros. Los cuadros no lucen (se los come el estuco) y acaban cansando mucho. Quizá en un ambiente muy clásico e inclusive en uno rústico puede lucir aún bastante bien.

Las pinturas decorativas

Hay muchas técnicas, entre las cuales podemos nombrar a los esponjados, brochazos cruzados, y distintas veladuras. Todas quedan bonitos en una pared y el resto de la habitación en liso. También van bien para combinar con alicatado en un baño.

En baños y cocinas, es recomendable usar pinturas lavables, y de un acabado satinado, ya que se desgastan menos a la hora de limpiarlas continuamente.

Algunos consejos

Debemos coger un estropajo, lo más gastado posible, y pasarlo suavemente, hasta que la mancha se vaya. Pero debemos de ser conscientes de que la pintura es acrílica, y por lo tanto se va con el agua. Así que sean delicados, por favor.

Siempre guarden un poco de pintura para hacer repasos, sobre todo si han mezclado colores. Pero tengan en cuenta que a medida que pasa el tiempo, no será el mismo color, ya que el de nuestra pared, irá envejeciendo. Y como mínimo, cada 4-5 años, aunque les guste mucho el color, y quieran seguir con el mismo… hay que pensar en volver a pintar.