Usando almohadones para decorar la cama

Dormitorio gris con almohadas

Antes de decorar una cama con almohadones hay que tener en cuenta la cantidad que se utilizarán, los colores de los mismos, y el estilo del dormitorio en general, para crear una ambiente equilibrado y agradable.

Los almohadones no son solo objetos para brindar comodidad, sino que son un elemento muy eficaz para decorar la cama, el principal mueble de cualquier dormitorio. Por eso es muy importante que dediques un tiempo a elegir los almohadones adecuados para tu habitación, de acuerdo a su estilo y a tus gustos.

La cantidad de almohadones en la cama

Es muy común ver camas con muchos almohadones en las revistas de decoración, ya que estos objetos visten la cama, y evitan que se vea una superficie plana y sin gracia. La cantidad depende de tus gustos y el estilo, también de las dimensiones del dormitorio, porque no es aconsejado cargar un espacio de reducidas proporciones.

Cama edredon lavanda

Lo más común es usar dos o tres filas de almohadones, colocando los más grandes atrás, y los más pequeños y vistosos adelante, también puedes jugar con las formas y los diseños, para agregar variedad al conjunto.

Los colores de los almohadones

En otra ocasión hemos visto que podemos usar variedad de colores y diseños cuando decoramos un espacio con almohadones. Pero todo tiene que ir de acuerdo al resto de la decoración de espacio. Utiliza almohadones en colores neutros, y algunos en un color vibrante. También puedes usar almohadones de varios colores, en especial si las paredes de tu habitación son de color blanco.

El estilo del dormitorio

El estilo que has decidido darle a tu dormitorio determina muchas cosas en su ambientación, por ejemplo el estilo de los muebles, el de las cortinas, claro que también el de la ropa de cama, y por esto los almohadones deben ir a tono.

Ropa-de-cama-verde

Para ambientes modernos se prefieren los almohadones lisos o estampados geométricos, cuadrados y grandes. Los ambientes clásicos admiten los estampados florales, los colores y diversas formas. En un estilo Shabby Chic podrías agregar almohadones en colores pasteles, de diversas telas, estampados florales, acuadrillé y puntillas. En estilo algo más lujoso se pueden usar telas con más brillo y símil piel.