Usando los colores para dividir espacios

Pintar una pared o dos de un color distinto no solamente es un buen recurso decorativo, sino que ayuda a diferenciar un sector especial dentro de un espacio más amplio.

Cuando se dispone de un espacio amplio, es posible dividirlo en distintos sectores visiblemente separados para lo cual se suelen utilizar biombos, estanterías, alfombras o un mueble. Pero también existe la posibilidad de sectorizar un ambiente utilizando distintos colores.

Es habitual usar dos colores para separar la cocina de la sala

Cocina y living de distintos colores

Uno de los casos más comunes es separar la cocina de la sala, o la cocina del comedor según el caso que corresponda. Es aquí donde se pueden utilizar dos colores distintos uno para cada sector, los cuales darán la sensación de que son dos partes distintas de un mismo espacio. No es necesario que sean colores totalmente diferentes, sino que pueden ser tonalidades semejantes que combinen entre sí.

Muchas veces se utiliza un color más intenso para la cocina y uno más suave y delicado para la sala. También la elección del color deberá adecuarse según las necesidad de iluminación de cada ambiente.

Un recurso muy indicado para habitaciones infantiles

Cuarto de niños rosa y azul

Otro caso se suele dar en las habitaciones compartidas de los niños, donde con color se puede distinguir dos sectores distintos, cada uno con su cama y sus complementos decorativos.

Aunque se puede usar el color de las paredes para dividir los espacios, una opción más habitual y recomendada es dividir el ambiente solo a través del color de los detalles o complementos decorativos. En este caso sería bueno pintar las paredes de un tono neutro o suave.