Usa pintura metalizada para decorar

Pintura metalizada dorada

Esta pintura puede crear un ambiente con estilo original y lujoso al ser aplicada en paredes, objetos, o muebles. El dorado y el plateado son las opciones más comunes.

Desde hace tiempo usar la pintura metalizada como elemento decorativo en las casas no es algo inusual. Pero hay que tener cuidado en su uso, ya que esta clase de pinturas no convienen en grandes superficies perdiendo el elemento de distinción. Por ello, se recomienda en pequeños espacios, o lugares particulares del hogar, donde el usar la pintura metalizada puede crear una atmósfera única.

Pintando muros y techos interiores en colores metalizados

Stencil pintura metalizada

Claro que puede pintarse toda una pared con pintura metalizada, principalmente si pretendes darle a ese ambiente un toque chic. Puede  tratarse de una pared en un recibidor, o en un rincón de lectura, en un dormitorio o incluso en una elegante cocina. Mejor  si se trata de un muro pequeño, el interior de algunos estantes, tal vez solo algunas franjas o figuras geométricas pintadas, o imitando un vinilo decorativo.

Otra opción para usar la pintura metalizada es para pintar las molduras de yeso que muchas veces existen en el cielorraso o paredes como un elemento decorativo, la cual dará un toque de estilo al ambiente que queremos decorar. En ciertos casos, especialmente en espacios pequeños puedes pintar todo el techo.

También en muebles y objetos en dorado y plata

Pintura metalizada en muebles

Es posible pintar total o parcialmente un mueble. Es una muy buena técnica para cambiarle la cara a muebles viejos y anticuados. El mismo puede pasar a ser el objeto más atractivo del ambiente donde sea colocado. El negro y el blanco combinan muy bien con el dorado.

No solamente pintura, puedes usar textiles y objetos plateados o dorados en distintos ambientes. En almohadones, lámparas, marcos de cuadros o espejos, cacharros, objetos viejos y todo lo que pueda ser usado para decorar. Obviamente que es bueno siempre mantener prudencia para no recargar el ambiente.