Tipos de suelos para interiores de viviendas

Suelo laminado

En el mercado puedes encontrar variedad de revestimientos para los suelos de tu casa, cada uno con características que los hacen adecuados para determinadas zonas y necesidades.

La elección del revestimiento para el suelo de tu vivienda no solo depende de un aspecto estético y económico, también hay otros factores a tener en cuenta, como por ejemplo: el tránsito, la humedad, la exposición a la luz solar y la durabilidad.

Suelos cerámicos o porcelánicos

Tal vez sean los más utilizados en la actualidad gracias a su resistencia al tránsito y al lavado continuo, aunque hay que utilizar el tipo correcto en zonas de alto tránsito para que resista adecuadamente. Hay algunos tipos de cerámicas o porcelanatos que son apropiados para evitar resbalos gracias a sus superficie antideslizante. Los colores y diseños disponibles son muy variados, aunque su reemplazo es bastante costoso y engorroso.

Suelo de piedra natural, mármol y granito

Tal vez se trate del suelo de mayor precio y dificultad para su colocación. Se utiliza en viviendas donde se pretende tener un suelo “para toda la vida”, lo que hace prácticamente imposible su reemplazo. Tiene muy buena resistencia a la humedad y a todo tipo de sustancias. Es de fácil mantenimiento. Es el más resistente de los materiales.

Suelos de microcemento

Por otra parte el microcemento es un material que se puede aplicar sobre un suelo anterior, los suficientemente rígido como para que no se provoquen grietas. Su espesor es de aproximadamente 2mm y de diversos colores. El material se pule o alisa con una llana lo que deja una superficie lisa y continua, de gran resistencia, apta para la limpieza y el lavado.

Suelos de vinilo o PVC

Actualmente los suelos vinílicos son una de las alternativas más económicas para revestir y redecorar al mismo tiempo. Pueden ser aplicados fácilmente sobre otros revestimientos previos y la variedad de diseños imitan la estética de la madera o las tradicionales baldosas, con diversidad de colores.

Suelos de madera natural

La calidez de la madera es indiscutible, sus colores y sus vetas hacen confortable a cualquier espacio. Y no solo se trata de una apariencia cálida si no también de su tacto, ya que en un suelo de madera puedes caminar descalzo sin problemas. En contrapartida la madera es muy delicada, si no la cuidas adecuadamente pueden aparecer arañazos y marcas fácilmente. Otras desventajas son su poca resistencia a la humedad y su elevado precio.

Suelo laminado o sintético, tarima flotante

Debido a lo mencionado en el párrafo anterior los suelos laminados o flotante han cobrado mayor protagonismo. Cuentan con la apariencia y calidez de la madera natural, pero con mayor resistencia a los golpes, a la humedad y a los productos químicos. Son de colocación media en cuanto a dificultad, pero de forma limpia y rápida.

No digamos que cada uno tienen ventajas y desventajas, sino que cada uno es más adecuado que otro según las condiciones y el sitio en el que será colocado. Tu elegirás el que más te convenga.