Cómo colocar y distribuir los cuadros en la pared

Difícil tarea eso de colgar bien los cuadros, sobre todo porque nadie se para mucho a pensar antes de hacerlo, estos son consejos para colgar los cuadros de la forma adecuada y las disposiciones posibles.

Antes de nada, tenemos que tener en cuenta, que los cuadros siempre deben estar en relación con lo que tienen al lado y debajo. Es decir, si están encima de un sofá, pues evidentemente, deben estar centrados con él… les parece una tontería? Pues no siempre resulta evidente. Y lo mismo si hay un radiador, una consola o cualquier otro objeto o mueble.

Otro dato importante: deben estar proporcionados. No debemos colgar un cuadro inmenso en un espacio minúsculo… da la impresión de que se ahoga, y en el caso contrario, si el cuadro es muy pequeño y el espacio muy grande, da la sensación de que se pierde.

Pintura en el salon

Agrupación de cuadros

Aquí viene lo más interesante y divertido. No es cosa de ponerlos al tun-tun y ya está… No. Hay que estudiar primero cómo se van a colocar. Haz una disposición en el suelo, antes de empezar a clavar sin ton ni son. Siempre deben seguir una línea imaginaria por la parte inferior y a ser posible, estar encerrados en una figura geométrica imaginaria. Es muy útil tener a alguien que te ayude a hacerlo, porque así la otra persona te sujeta el cuadro y ves con perspectiva la altura perfecta a la que debe quedar.

En las agrupaciones, deben seguir una misma temática y tener unos marcos, no iguales, pero si del mismo estilo… a no ser que se trate de una colección de pintura artística.

En parejas o grupos

Nunca los cuelgues a distintas alturas, eso ya esta obsoleto. Si es una pareja de cuadros, en paralelo, a la misma altura, o en perpendicular. Lo mismo si son tres.

Cuadros en el dormitorio

Y cuando te vayas de viaje… nunca compres uno pequeñito aislado… mejor cómprate la pareja. Uno solo es difícil de ubicar. Siempre dos mejor que uno!!

En otros ambientes

No te olvides del baño. Ese gran olvidado por mucha gente. También tiene derecho a algún detalle que alegre tanto alicatado que le ponemos los españoles. Me encantan las láminas de conchas para los baños. Quedan muy decorativas.

Muchos cuadros a la entrada

Pero en la cocina, por favor, olvidemos frutas y verduras. Ya tenemos bastante con comerlas. Así que un poco más de originalidad. Aquí juega mucho el estilo de la cocina. Hay láminas de botellas de vino, muy modernas y preciosas, cocineros muy simpáticos, imágenes de la típica lata de cola-cao antigua… las posibilidades son muchas.