Estilo de decoración Kitsch: “Nada está de más, todo vale”

Salon sobrio estilo kitsch

Estos son algunos consejos y alternativas para poder decorar cualquier espacio de tu hogar de acuerdo con la decoración Kitsch, un estilo con aire retro y colores llamativos.

Buscas algo distinto para tu hogar, ¿te animas con un estilo jugado y fuerte? De contestar que sí el estilo de decoración Kitsch es para ti. La tendencia del estilo de decoración Kitsch que había comenzado a darse en lugares como restaurantes y bares de a poco fue ganando adeptos que comenzaron a poner detalles extravagantes y de colores fuertes en el hogar.

Cada estilo se puede resumir en una frase que hace más sencillo comprender su origen y propósito, y la del Kitsch podría ser “Nada está de más, todo vale y todo combina”.

El colorido es un punto destacado del estilo

sofas estilo kitsch

Lo primero para poder darle un estilo kitsch a alguna parte de la casa, es incorporar colores fuertes casi estridentes. Las estrellas principales en las paletas son el azul turquesa, el rosa chicle, el verde pistacho o el rojo fuerte. No hay que tener miedo a estas raras combinaciones, en la abundancia está uno de los secretos del estilo.

También muy importante es darle color y texturas al ambiente, con lo que utilizar recursos como el patchwork es muy apropiado para brindar personalidad kitsch a un ambiente, a través del tapizado de un sofá o el empapelado de un muro.

Utilizar muchos objetos para decorar

Los ambientes kitsch carecen de sobriedad y funcionalidad, por el contrario se utilizan abundancia de objetos puramente decorativos, que tienen su valor estético individual pero no armonizan en el conjunto. Se llena el espacio de objetos sobre los muebles o estanterías solo por el mero valor sentimental o atractivo que cada uno despierta.

Otro de los puntos a resaltar es la incorporación de artículos de inspiración artística, junto a objetos de fetiche o figuras religiosas. La consigna es, sobre toda las cosas, marcar la extravagancia.

dormitorio kitsch

Los más arriesgados también se animan a incorporar pieles sintéticas en sillones, estatuas de cristal, o los clásicos flamencos rosas. Si bien el estilo de decoración Kitsch suele ser moderno, no a todo el mundo gusta, ya que es bastante fuerte. A veces solo va floreciendo de apoco en el hogar con el transcurrir de los años.

Se puede lograr un espacio agradable tal vez no abusando de la cantidad o el gran tamaño de los elementos decorativos, y restringiendo la cantidad de colores a solo dos o tres, tal vez utilizando un color neutro para las paredes.