Madera en los revestimientos de interior

Pared revestida de madera

La madera tiene la particularidad de aportar calidez, además de ser un buen aislante acústico y térmico. La diversidad de sus colores y vetas brindan grandes posibilidades en la decoración.

La madera es un material que luce perfecto en cualquier interior, sin importar el estilo o las dimensiones del mismo. Puede ser aplicada tanto en suelos como revestimientos de techos y paredes. Espacios rústicos o elegantes suelen ser igualmente ornamentados con revestimientos de maderas naturales o paneles que simulen su belleza.

Las propiedades de la madera

Las propiedades de los revestimientos de madera son muchas, una de ellas es aportar calidez al clima interior creando un espacio más confortable. Es indiscutible el uso de la madera en este sentido. Por ejemplo los suelos de madera son mucho mas acogedores al tacto que los suelos cerámicos o porcelanatos, lo que los hace ideales para dormitorios.

Piso de madera laminado en dormitorio

Por otra parte, y en un sentido más técnico, la madera es un buen aislante térmico y acústico. Es decir que es muy adecuado usar revestimientos de madera en climas fríos. Así también absorbe el sonido más que otros materiales.

La madera y la decoración

Podemos encontrar madera en cientos de colores y diversidad de texturas. Las tonalidades oscuras crean un clima más serio y elegante, en cambio en tonalidades más claras aportan luminosidad. Se utilizan las maderas con texturas marcadas para ambientes rústicos, las vetas mas sencillas y delicadas en interiores modernos.

Con respecto a los suelos de madera, pueden encontrarse cantidad de diseños de acuerdo a la estética y forma de colocación, por ejemplo: parqué, entablonados, piso o tarima flotante. En cambio, para paredes y techos donde no se le demanda tanta resistencia al revestimiento, la madera puede ser reemplazada por corcho, láminas de vinilo, e incluso papeles pintados de imitación.