Decora con almohadones de colores varios

Almohadones de colores primarios

Usar cojines o almohadones de diversos colores en la decoración de la sala o el dormitorio, puede ser una excelente idea para crear un clima alegre y animado.

Seguramente si gustas decorar tu casa tienes unos bonitos almohadones o cojines sobre un sofá, en un sillón, o sobre tu cama. Sin duda son un elemento que hace que un espacio se vea más acogedor y cálido, además de brindar comodidad durante momentos de descanso.

Pero no cabe duda que otra de las ventajas de usar almohadones es su función decorativa, puesto que logran cambiar el carácter de una habitación gracias a la variedad de colores, tamaños y diseños posibles, y todo esto de una manera muy sencilla y rápida. Y una de las formas más comunes y atractivas de decorar con almohadones es utilizando variedad de colores, haciendo que el ambiente se vea más animado e informal.

Almohadones full-color, a todo color

Un punto importante para darle protagonismo al colorido de los almohadones es usar un fondo neutro, por ejemplo si estamos decorando la sala, sería conveniente que el sofá fuera de un color blanco, beige o gris. Esto hace que podamos cambiar las tonalidades fácilmente sin temor a crear una mala combinación. Sobre esta base lograremos que los colores se destaquen transformándose en el punto focal del espacio.

Es importante que los colores elegidos combinen con el resto de las tonalidades existentes en ése ambiente. Concéntrate en el color de las alfombras, de las cortinas, de la pintura de las paredes y de los cuadros. Si tienes abundancia de tonos naturales o neutros no temas entonces en utilizar colores fuertes, para dar un toque de alegría.

gran salon cojines de colores

 

Una de las posibilidades para hacer más atractiva la combinación es mezclar almohadones lisos con estampados. Este juego de colores y tramas le da más carácter y variedad al conjunto.

Las combinaciones de colores son muchísimas, pero para darte algunas ideas puedes usar cojines en colores cítricos (amarillo, naranja, verde, rosa), o de otra forma blancos y variedad de tonos azules (más claros y oscuros), otra idea es colores naturales (chocolate, beige, arena, canela) haciendo de esta manera un ambiente mas cálido y natural. Si deseas algo más primaveral utiliza tonalidades florales (rosa, rojo, magenta, lavanda, amapola, naranjas…). De aquí en mas la combinación de colores depende de tus gustos y creatividad.