Colores, Fachadas, Rojo

¿Es buena idea el color rojo para el exterior de casa?

El rojo es un color dominante, vivo y para nada discreto. La cantidad de rojo que se utiliza en una fachada puede marcar una gran diferencia en la apariencia general del hogar y su integración con el entorno. Veamos cómo usarlo.

Fachada de color rojo y blanco Escrito por

Los especialistas de la marca de pinturas Comex nos recomiendan una técnica para elegir los colores para exteriores de casa con resultados equilibrados y armoniosos. Se sugieren usar 3 tonalidades en distintas proporciones: un 60% de un color predominante, un 30% de un color intermedio y, por último, un 10% de un color de acento. Esta es la forma de usar el rojo, de manera equilibrada y combinado con otros colores, todo para evitar que abruma el diseño de la vivienda.

3 maneras de usar el color rojo en exteriores y fachadas

Planteamos el caso de usar el rojo de maneras distintas: como color predominante, como color secundario y como color de acento. Veamos las ventajas de cada situación y cómo hacerlo del modo adecuado.

El rojo como color predominante

Fachada roja Comex

Estamos hablando de pintar en este color la mayor cantidad de superficie de una vivienda. Realmente pintar gran parte de la fachada de rojo puede resultar abrumador y demasiado llamativo. En este caso es importante considerar cuáles serán los tonos de pintura más adecuados. Algunos de ellos podrían ser rojo vino, granate o terracota, y evitar las tonalidades más estridentes.

Casa de estilo americano

Además, los colores que acompañan en menor medida deben ser neutros y discretos para equilibrar su impacto. La gama de grises y el blanco son las opciones más indicadas. También arena, café y negro.

Rojo como color secundario o intermedio

Cuando usas de esta manera un color vibrante se crean efectos visuales muy llamativos y dinámicos. Combinar el rojo con colores contrastantes permite destacar elementos específicos y crear un impacto visual. Por ejemplo, pintar un muro especial, o una saliente o un entrante de la fachada de color rojo.

Construcción moderna

Este recurso es muy utilizado en viviendas de construcción moderna de diseño contemporáneo y de líneas sencillas. El rojo puede contrastar bien con el blanco, el gris suave o el beige pastel.

El rojo como color de acento

Y como tercer ejemplo te planteamos la posibilidad de usar el rojo en menor medida, para resaltar detalles arquitectónicos menores, también puertas, ventanas, molduras, columnas o barandas. Un modo sencillo de dar un toque de vitalidad, pero para nada abrumador.

Puerta de entrada roja

Aquí está la posibilidad de usar tonalidades rojas más intensas o saturadas para destacar estos detalles. Tonos como el bermellón o el carmesí pueden lucir muy interesantes y atractivos.

Más allá de todo lo dicho, la cantidad de rojo también dependerá de otros factores, como el estilo arquitectónico de la casa, pero también el entorno en el que se ubica. Como ejemplo podemos ver que en áreas urbanas se suele usar el rojo de manera más discreta, destacándose de igual manera. Por otra parte, en zonas rurales, con mayores espacios abiertos y naturales, existe mayor libertad en el uso de colores vibrantes sin miedo a que resulte abrumador. Te recomendamos siempre combinar con los colores adecuados para mantener un buen equilibrio.

Vota y comparte!