La elegancia del marrón

El marrón es un color especial para pintar las paredes, que aunque necesita de buena iluminación para lucirse adecuadamente, puede resultar muy elegante si se combina de forma acertada.

Cuando pensamos en el marrón, la mayoría de las veces lo vemos como un color muy oscuro. Todo depende de la manera en como lo apliquemos, y sobre todo de los complementos. En decoración, siempre tenemos que pensar en los complementos, es una parte fundamental del todo.

Pared marrón vision

El marrón debe ir siempre acompañado de blanco o preferiblemente de blanco roto (color nata). Lo suaviza más que el blanco puro. Y es lo que le va a aportar la luminosidad que precisa.

Evidentemente, una habitación que este pintada en marrón, debe de estar muy bien iluminada o parecerá la caverna de Ali Babá y los 40 ladrones… pero eso sucede con todos los colores fuertes.

Pared color chocolate

Dentro de los marrones, también hemos de diferenciar y elegir entre el marrón chocolate, más fuerte y drástico o un marrón visón, mas suave. Los dos resultan igual de elegantes y podemos utilizarlos tanto para un dormitorio, donde conseguiremos una estancia muy íntima y acogedora, como para un salón, un recibidor, la cocina, o incluso el baño. En habitaciones infantiles queda muy bien combinado con colores vibrantes, como pueden ser el azul intenso o el madreselva.

Colores que combinan muy bien con el marrón son todos los arenas, beige, crudos… para dar armonía. Y como toque de contraste, el madreselva, tan de moda esta temporada, el granate, el rojo y el naranja. Para una decoración más atrevida y moderna, también le va muy bien el verde lima.

Olvídense de los estereotipos… no sólo es apto para decoraciones coloniales y con caretas africanas. El marrón resulta muy elegante y “chic” y si tenemos una buena iluminación, no resulta en absoluto oscuro.

Publicado por , el 16 de marzo de 2011, en la categoría Color y pintura