El color verde en pintura y decoración de interiores

Dormitorio clasico paredes verdes

Veamos cómo usar el color verde en paredes y en toda la decoración, sus sensaciones y estímulos, posibles combinaciones con otras tonalidades, a través de su gran variedad de tonos.

El color verde, en toda su amplia variedad de colores, es utilizado en todo tipo de ambientes generando espacios de distintos caracteres según su tonalidad, brillo o saturación. Según la psicología del color, el encontrarse dentro de una habitación verde incentiva a la introspección y creatividad.

Tonalidad: Verdes cálidos y fríos

Entre los colores cálidos y fríos se abre una extenso abanico de posibilidades adecuadas para cada estilo y gusto en especial. Los verdes cálidos, mas cercanos al amarillo, generan ambientes luminosos y dinámicos; por el contrario los verdes fríos, mas cercanos al azul, expresan seriedad, calma y elegancia.

Brillo: verdes suaves y oscuros

De la misma manera si clasificamos sus distintas formas según las variaciones del brillo encontramos verdes mas suaves o pasteles, luego pasando por tonalidades medias, y verdes oscuros en el otro extremo de la carta cromática. Los pasteles pueden aportar mas iluminación, los mas oscuros generan ambientes oscuros, serios y en ocasiones elegantes.

Saturación: Verdes intensos y agrisados

Cualquier tonalidad o brillo de verde puede tener distinta saturación, de esta manera tenemos verdes con colores fuertes o puros (manzana, lima, pistacho) y verdes mas agrisados (seco, cemento).

Verde y combinaciones

Puede ser combinado de distintas formas: según las relaciones en el círculo cromático, o con tonalidades neutras. En un esquema de contraste con tonalidades rojizas, es un esquema armónico con celestes, azules o amarillos, en un esquema tonal con tonalidades del mismo color. Es amigable a beige, grises, y luce especial con el blanco.