El color verde en pintura y decoración de interiores

Dormitorio clasico paredes verdes

Veamos cómo usar el color verde en paredes y en toda la decoración, sus sensaciones y estímulos, posibles combinaciones con otras tonalidades, a través de su gran variedad de tonos.

El color verde, en toda su amplia gama de tonalidades, es usado en todo tipo de ambientes generando diversos climas según su tono, luz e intensidad.

Es un color relajante y refrescante que induce sensaciones de serenidad y armonía. Está íntimamente relacionado con todo lo sano y natural y es por esto que se emplea como símbolo de la naturaleza. Es uno de los colores más amigables para la vista produciendo sensaciones de tranquilidad y equilibrio. Según la psicología del color, una habitación verde incentiva a la introspección y a la creatividad a sus ocupantes.

“Si el verde asciende al amarillo, cobra vida, juventud y alegría; con la mezcla de amarillo entra en juego una fuerza activa, … mediante la intervención del azul, adquiere un nuevo matiz: se hace grave y pensativo.” Wassily Kandinsky

Verdes cálidos

Verde suave

Entre los colores cálidos y fríos se abre una extenso abanico de posibilidades adecuadas para cada estilo y gusto en especial. En este sentido las tonalidades cálidas del verde otorgan dinamismo a los espacios haciendo que los mismos luzcan juveniles y luminosos. Los verdes cálidos, es decir los que se encuentran más cercanos al amarillo, generan ambientes iluminados y dinámicos. Estos verdes alegran la vista sin cansarla.

Verdes frescos

Verde oscuro

Dentro de la paleta de colores verdes también se encuentran aquellos más cercanos al azul, los verdes fríos, los cuales reflejan serenidad, calma y elegancia. Usándolos en la pintura y en la decoración de ambientes, el resultado es más fresco y elegante que las opciones anteriores. Para que el resultado sea completo suelen ir acompañados por tonalidades naturales suaves, como el blanco roto, perla, beige o arena. También es posible combinarlos con verdes amarillentos, dorados y maderas claras para generar un agradable contraste.

Verdes calmos

verde seco
Los tonos pasteles aportan mas iluminación, como lo hace cualquier otro color claro, además de lucir delicados y muy serenos. Combinan perfectamente con blanco, lo que mejora la luminosidad, y también con otros verdes más intensos, y otras tonalidades de pasteles adecuadas.

De la misma manera los verdes agrisados, o insaturados, son una opción tranquila que pinta las paredes alejándose de las coloraciones verdes intensas, pero manteniendo sus bondades. Mucho más calmos que las opciones anteriores, crea espacios elegantes, cálidos e íntimos, especial para decoraciones rústicas y clásicas.

Con qué combina el verde

Puede ser combinado de distintas formas: según las relaciones en el círculo cromático, o con tonalidades neutras. En un esquema de contraste con tonalidades rojizas, es un esquema armónico con celestes, azules o amarillos, en un esquema tonal con tonalidades del mismo color. Es amigable a beige, grises, y luce especial con el blanco. Lo cierto es que es necesario conocer la tonalidad justa de verde para saber con qué colores acompañarlo.

El color verde en pintura y decoración de interiores
4.5 (90%) 2 votos

Vota y comparte!